lunes, 9 de abril de 2012

Posted by jinson on lunes, abril 09, 2012 No comments
Resulta difícil de creer que no hayan pasado ni dos años desde el debut discográfico de Nicki Minaj, quien está de vuelta con su segundo material discográfico. 
Pink Friday: Roman Reloaded salió a la venta el martes pasado y, según los primeros reportes de ventas, está destinado a convertirse en uno de los principales lanzamientos del año.
La intérprete, conocida por el tema Super Bass, se rodeó de algunas de las figuras más importantes de la escena del hip hop actual, tanto artistas como productores.
De esta forma, destaca la participación de estrellas como Lil Wayne, Drake, Nas, Cam’ron, Rick Ross, Young Jeezy y Beenie Man, entre otros.
También logró enlistar a apetecidos productores de la talla de Dr. Luke, RedOne y Hit-Boy, quienes han trabajado con Lady Gaga, Katy Perry y Eminem.
Con el nombre de la nueva producción, Minaj hace referencia a su álbum debut. Vuelve a usar la frase Pink Friday, y le añade Roman Reloaded.
Con este último se refiere a Roman Zolanski, uno de sus álter egos, a quien califica como su hermano gemelo y que apareció por primera vez en su disco debut.
Según ha dicho la artista de 29 años, Zolanski representa su lado más furioso; en esta nueva producción lo dejó emerger sin ningún tipo de límite.
El disco llegó precedido por el video para el tema Stupid Hoe y en febrero pasado se lanzó el primer sencillo oficial que corresponde al tema Starships, el cual llegó hasta el quinto lugar en las listas.
Actualmente, se promociona el tercer corte que lleva por nombre Right by My Side y que cuenta con la participación de Chris Brown.
El disco ha recibido críticas mixtas tras su lanzamiento. Por un lado, sitios como MTV destacan la fuerza que se siente en la primera parte, formada por canciones de rap, mientras que la segunda tiene una onda más bailable y popera.
El diario Los Angeles Times destaca la agudeza de las rimas de Minaj que suelen ser atrevidas, mordaces y picantes, pero también fulmina la segunda parte del disco.
Influyente. Recientemente, el diario New York Times se refirió a Minaj como la rapera más influyente de todos los tiempos.
Nacida en Trinidad y Tobago con el nombre de Onika Tanya Maraj, su familia se mudó a Nueva York cuando ella tenía tan solo cinco años. Allí creció en el barrio de Queens.
Según un comunicado de su disquera, desde muy joven, la colorida vocalista tuvo que lidiar con varios ataques que amenazaron su vida.
Su padre estaba envuelto en las drogas y era frecuente que estallara de forma violenta.
Esos ataques de ira, motivaron a la mamá de Nicki a abandonar a su pareja con frecuencia y a cargar con la familia a otro lugar.
“Todo era muy volátil e hizo que me llenara de rabia porque yo quería poder detenerlo y proteger a mi familia, pero desafortunadamente era solo una niña y no podía hacer nada. Eso siempre me molestó”, recordó Minaj en el comunicado.
Toda esta situación fue la que la impulsó a lograr éxito en la industria de la música, según relató.
“De todos los que querían triunfar, siempre sentí que yo lo quería más, porque mi motivación nunca fue el dinero o la fama. Desde que tenía cinco años, oraba y le pedía a Dios que me hiciera una artista exitosa para que pudiera ayudar a mi madre. Sentía que si tenía dinero, ella no tendría que volver con mi padre”, agregó.
El camino no sería fácil. Por necesidad, tomó varios trabajos que no tenían ninguna relación con la música. Hasta que, finalmente, un día decidió renunciar y dedicarse a alcanzar su sueño.
Empezó a escribir raps y a concentrarse en grabar su música hasta que una de sus grabaciones llegó hasta oídos del rapero Lil Wayne.
De inmediato, él la hizo volar hasta Carolina del Norte para reunirse y conocerla mejor.
Según relató Minaj, ese encuentro le parecía increíble e, incluso, no tiene muchos recuerdos de lo que pasó pues creía estar soñando.
Wayne le dio la gran oportunidad que estaba esperando al invitarla a colaborar en su música. Lejos de conformarse, Minaj siguió trabajando más que antes.
“La única forma de impresionarlo era trabajando duro y eso fue lo que hice. Nunca quise que me viera solo como una chica, quería que me viera como una fiera”, destacó Minaj.
A finales del 2010, salió por fin su primer álbum llamado Pink Friday, que debutó en el segundo lugar de ventas debido a que ya el público estaba familiarizado con su pintoresco personaje y sus duras rimas.
Tres meses después y gracias al éxito de sencillos como Your Love, Super Bass y Check It Out, el disco escaló hasta el primer lugar.
Actualmente, esta producción ha vendido cerca de dos millones de copias solo en Estados Unidos.
Con su primer álbum, Minaj estableció un récord al convertirse en la primera artista en colocar siete sencillos de forma simultánea en el top 100 de la revista Billboard.

0 comentarios:

Publicar un comentario